Compartir

La columna del jefe Fleischer – ESQUEMAS DINÁMICOS DE PREVENCIÓN

La Seguridad Pública se ha convertido en uno de los principales reclamos de la sociedad a sus Gobiernos, y es que la delincuencia ha trastocado no solo el aspecto patrimonial, sino también la integridad física de las personas.

El reto de las autoridades es diseñar y ejecutar esquemas dinámicos de prevención, a partir de programas de trascendencia social; salud, educación, trabajo, deporte, oportunidades de desarrollo, e implementar acciones para enfrentar la apertura, a veces irresponsable de los medios; la influencia negativa de transculturización vía Internet, la depresión juvenil ante horizontes inciertos de oportunidades, el cine, la televisión y la publicidad directa o subliminal, que promueven el consumo del alcohol y las drogas, el libertinaje sexual y la violencia.

Se debe reformar la Ley 82 de alcoholes con un horario prudente como en otros Estados con un horario de 11 horas a 22. Horas, si realmente se quiere controlar el exceso de accidentes.

Se debe impulsar la cultura de la legalidad, la transparencia, los valores, la voluntad comunitaria e institucional, para combatir radicalmente a los enemigos de la sociedad.

Es necesario aplicar firmeza en las decisiones para el logro de objetivos, transparencia en el ejercicio de los recursos y eficiencia en los programas y las acciones, que deben ser evaluadas y sus resultados efectivos exigidos. Los ciudadanos necesitamos una policía confiable, unificada y depurada.

La delincuencia reacciona siempre hacia nuevos rumbos de operación, frente a las acciones de prevención que se le oponen. Busca siempre abrir nuevas alternativas para continuar generando sus ganancias ilícitas.

La sociedad exige un combate enérgico contra la delincuencia: procuración e impartición de justicia accesible, rápida y eficaz; aplicación de sanciones acorde a la gravedad de los delitos, vigilancia y patrullaje evidentes, responsables y efectivos, y una comunicación responsable que contrarreste el amarillismo, las noticias tendenciosas y la percepción de inseguridad.

Se debe implementar en las corporaciones de seguridad pública, metas mensurables de abatimiento delictivo y evaluación de resultados.

Exigir a los mandos la disminución de la incidencia. Difundir a la sociedad los logros reales y exitosos.

Establecer vínculos de los mandos policiales con la comunidad y las organizaciones vecinales para que, en forma oportuna y personal, conozcan y resuelvan las demandas ciudadanas de seguridad.

Intensificar la profesionalización de los policías en los institutos de formación. Además de adiestrar y capacitar, inculcar principios éticos de servicio, respeto a los derechos ciudadanos y un firme propósito de servir a la sociedad.

Es importante promover reformas a los Bandos de Policía y Gobierno, para adecuar su aplicación a un marco jurídico y normativo que responda a la demanda ciudadana de seguridad.

Establecer la conmutación de sanciones administrativas por trabajo comunitario.

Legislar facultades de investigación para las policías preventivas del Estado para su coadjuvancia con el Ministerio Público Investigador.

Retomar el antiguo esquema de barandilla para resolver problemas cotidianos de la ciudadanía y conciliar intereses entre las partes en conflicto, activando los Bandos de Policía y Gobierno en los municipios.

Roberto Fleischer Haro.

Miembro de la IV generación de egresados de la Escuela de Policía del Estado de Sonora.

Registro Nacional de Seguridad Pública FEHR440205H26223583