Compartir

la columna del jefe Fleischer Haro “Los preliberados”

La evolución histórica de la pena privativa de la libertad o de prisión se transforma en sus diferentes épocas y lugares en todo el mundo, es prioridad en cambiar y hacerla más humanitaria con nuevos programas técnicos, siendo urgente impulsar de manera inmediata, con el apoyo del gobierno-sociedad una verdadera reforma integral al olvidado sistema penitenciario mexicano.

Habrá que realizar un ejercicio autocrítico sobre la forma de administrar los penales y su realidad, el Estado tiene la responsabilidad de custodiar a la población interna, manteniendo autoridad, seguridad, orden, respeto, disciplina y trato digno sin violentar sus derechos, brindarles la oportunidad de capacitación en el empleo remunerado, un tabulador con niveles de salario condiciones dignas de reclusión, alimentación digna, educación escolar, actividades deportivas y recreativas, clínicas y consultorios, escuelas, oficinas y talleres esto incluye el centro femenil, para favorecer el proceso de readaptación y apoyarlos en su integración laborar, social y familiar.

Entendiendo la preocupación que tienen de reivindicar las metas no logradas en la prevención y readaptación social en los penales, por ley se debe tener un ambicioso y magnifico proyecto, el objetivo es coadyuvar en el desarrollo de nuevos métodos como lo es el trabajo comunitario en la vía pública, lo que pudieran realizar los preliberados a efecto de asegurar condiciones efectivas, eficaces, seguras y congruentes con la dignidad y el respeto de los derechos humanos.

El programa consistiría en crear una industria penitenciaria en que los penados laborarían en las calles de Hermosillo, realizando trabajo comunitario como lo es limpieza, albañilería, pintura, jardinería entre otros, como un plan más para evitar la reincidencia y se adapten de nuevo a la sociedad, identificándose con un uniforme especial color anaranjado estando supervisados por la policía penitenciaria.

Por lo pronto el Lic. Adolfo García Morales Secretario de Seguridad Pública ya giro instrucciones para que de inmediato un total de 4 mil 498 personas privadas de su libertad se ven beneficiadas con la entrega de uniformes en distintos Centros de Reinserción Social del Estado, esto en la segunda etapa del programa Retiro de Propiedad Personal, por medio del cual se busca estandarizar la imagen de los internos, imponer orden y a la vez resulta en un ahorro para ellos y sus familias,

A cada una de las personas privadas de su libertad se le ha dotado de dos uniformes los cuales consisten de playera color naranja y pantalón caqui con los cuales pueden ser identificados plenamente en las instalaciones de los Centros de Reinserción Social, y queda prohibido que cualquier visita ya sean amigos o familiares así como abogados vistan estos colores al ingresar al Cereso.

El trabajo o servicio social de reos preliberados que son los indicados, se debe mantener remunerado es fundamental, no solo por los beneficios que encierra como terapia ocupacional, sino también como forma de elevar la autoestima y fortalecer los lazos con su familia.

Todo interno preliberado que realiza un trabajo útil obtiene un ingreso económico que le beneficia y además puede ayudar al sostenimiento de su familia.

Con la aplicación del reglamento se puede mantener la autoridad, el orden, la disciplina y la seguridad. El tratamiento en los servicios comunitarios de la jornada laboral obligatoria, la capacitación para el trabajo, la educación la disciplina y el respeto entre autoridades y penados hará más productivo el programa.

Se sugiere, como una medida de control para estas personas beneficiadas, “La preliberación se debe hacer avisando a los cuerpos policiacos para que apoyen en la sobrevigilancia muy estricta sobre la conducta de las personas que se incorporan nuevamente a la calle”, además poner de conocimiento de las autoridades policiacas toda su información personal.

Los brazaletes serían una medida para la observación de las personas que cuentan con el beneficio, hay muchas técnicas como las que se utilizan en Europa que son mecanismos eficientes, “pero lo que no se puede realizar es hacer preliberaciones sin control”.

Se considera muy atinado y ambicioso el programa, que pudiera ser un plan piloto y se puede desarrollar en todos los penales de Sonora.

Roberto Fleischer Haro.

Miembro de la IV generación de egresados de la Escuela de Policía del Estado de Sonora.

Registro Nacional de Seguridad Pública FEHR440205H26223583