Compartir

Obama pone fin a la política de “pies secos, pies mojados” para los cubanos.

AAlOtK9Nueva York 12 de Enero de 2017.-La decisión, que fue adelantada por la agencia AP y que se espera confirme oficialmente la Casa Blanca a lo largo de este jueves, supone un cambio drástico en las relaciones bilaterales con Cuba.

La Ley de Ajuste Cubano de 1966 garantiza que todo cubano que llegue al país podrá obtener la residencia al año y un día de poner pie en territorio norteamericano. En 1995, tras el éxodo masivo de balseros de un año atrás, el Gobierno de Bill Clinton hizo un agregado a esa normativa que se pasó a conocer como la política de “pies secos, pies mojados”, que implicaba que todo cubano interceptado en el mar (“pies mojados”) era devuelto a la isla, pero que aquellos que lograran tocar tierra (“pies secos”) podían permanecer en EE UU y, transcurrido el año, obtener la residencia permanente.

Se trata probablemente de la última medida que Obama, que deja la Casa Blanca en poco más de una semana, adoptará en el marco de la normalización de relaciones con Cuba iniciada en diciembre de 2014, una de las decisiones clave de su política exterior.

 

El legado de políticas de salud de Obama, en riesgo por Trump.

La medida era una demanda clave de La Habana, que asegura que la política de “pies secos, pies mojados” incentivaba la emigración ilegal. Pero también había empezado a ser reclamada por los sectores anticastristas de Estados Unidos y algunos de sus representantes en el Congreso que afirman que la medida fue creada para ayudar a refugiados políticos pero que estaba siendo aprovechada de forma abusiva en los últimos años por cubanos que emigran solo por motivos económicos.