Compartir

¿Qué es un funcionario público?

POR ROBERTO FLEISCHER HARO.

Si de la función pública se trata, no podemos dejar de considerar frente al estado de cosas que transita por nuestro Municipio que lamentablemente para quienes debemos soportar su accionar, los cargos o empleos públicos, en muchos casos son ejercidos con total irresponsabilidad e impericia.

Dejando a salvo la honra y capacidades de aquellos buenos funcionarios o empleados públicos, lo cierto es que todos los días nos enteramos de más y más funcionarios que incumplen con sus deberes o que lisa y llanamente no saben como cumplirlos, pues carecen de aquella olvidada pero vital condición que impone de ética y valores.

Son instalados en cargos “políticos”, a partir de una mala práctica que ha corrompido el ejercicio de la función pública.

Muchas veces, los responsables de sus designaciones, subestiman las cualidades que deben reunirse para ocupar diversos empleos públicos, y ubican en ellos, a personas que carecen de la preparación más elemental  y lo peor pudieran tener antecedentes penales.

En definitiva, se instalan individuos que carecen de la aptitud necesaria, quienes en lugar de obrar al menos con cautela, se montan en el poder y no solo desnaturalizan la verdadera esencia de la función pública, sino que a partir del irregular ejercicio de sus cargos, generan gravísimos perjuicios a las personas que en definitiva son los destinatarios y receptores de sus pocos aciertos y de sus innumerables errores.

Pero es bueno saber que el accionar irregular de algunos funcionarios y el daño que causan con el mismo, no está exento de consecuencias.

Algunos por la índole de su cargo, tienen en principio, responsabilidades políticas, pero no con su pueblo, pues pueden ser sometidos a juicio penal; lo cual no se hace, pero sí por un juicio social.

Tienen responsabilidades administrativas, derivadas del incumplimiento o violación de deberes específicos propios de la función que desempeñan.

Están sujetos a responsabilidad penal, para el supuesto que su accionar configure alguno de los delitos previstos por el Código Penal o por las demás leyes especiales en la materia.

Y finalmente, deben responder por los daños y perjuicios que causen a la sociedad en ocasión o con motivo del ejercicio del cargo o empleo que ejerzan.

A esta altura corresponde detenerse para establecer ¿qué es un funcionario público?

Pues bien, a los fines de analizar su responsabilidad civil, es considerado tal, todo aquel que en forma permanente o accidental, gratuita o remunerada, ejerce una función o empleo Municipal, Estatal o Federal.

Naturalmente, y por aplicación de la regla, deberá soportar mayores consecuencias quien tenga un mayor deber de obrar con prudencia y pleno conocimiento de las cosas.

Seguramente si como ciudadanos o desde las empresas que administramos, hacemos sentir nuestra presencia con el reclamo frente a los daños y perjuicios que sufrimos por los actos u omisiones de algunos malos funcionarios públicos, estos deberán asumir sus roles o afrontar las consecuencias de su falta de compromiso y responsabilidad.

Roberto Fleischer Haro

Miembro de la IV generación de egresados de la Escuela de Policía del Estado de Sonora.

Registro Nacional de Seguridad Pública FEHR440205H26223583

Mail robertf.haro@hotmail.com